Desvistiendo a Letizia » 2017 » noviembre » 08

Por UXIA B. URGOITI

Archivo para 8 de noviembre de 2017

8 de noviembre de 2017

New York, New York…

Fijaros lo curiosa que es la vida. He estado unos días de vacaciones en Nueva York, ciudad que amo y odio en iguales proporciones. Lo cierto es que he estado desconectada del trabajo y del mundo ‘royal’ pero me he llevado una curiosa sorpresa cuando al volver he descubierto que la Reina ha lucido, en una cena de gala en el Palacio Real de Madrid en honor al Presidente de Israel, una falda que le vimos por primera vez, precisamente allí, en la Gran Manzana.

Pensar en todo lo que ha llovido desde aquella noche en Manhattan me pone los pelos de punta. Se trataba de mi primer viaje con los Príncipes de Asturias. Era octubre de 2004. Acaban de casarse en mayo, y con esa fecha es cuando empecé mi relación con la vida de Palacio.

Nueva York era el destino oficial de una visita oficial de los Príncipes a Estados Unidos. Habíamos estado en Nueva México, en Washigton y le tocaba el turno a la Ciudad de los Rascacielos.

Don Felipe y doña Letizia eran agasajados con una cena en su honor en la Spanish Society. A los periodistas nos hicieron entrar por el cuartito de las basuras (os lo juro) y nos pusieron dos gorilas enormes que no dejaban que nos moviéramos. ¿La razón? nadie que no fuera del club podía entrar en sus instalaciones, así que no nos querían entre los invitados.

La Reina, entonces Princesa, y con un físico completamente distinto, entró en el salón con aquella falda negra con bordados en plata, inspirado en un mantón de Manila… estaba radiante, y eso que nosotros teníamos un cabreo.

Hace unos días pasaba por la puerta del Club dónde se celebró aquella cena y le contaba a mi marido la anécdota que vivimos, y también le hablé de la falda… ¡coincidencias de la vida!.

Pues resulta que la Reina ha rescatado esta prenda de su armario trece años después para lucirla en una gala en el Palacio Real de Madrid. Aunque sinceramente, me gustó mucho más en 2004, no la falda, que sigue siendo maravillosa, pero la combinación…

La Reina combinó el pasado lunes la falda de Lorenzo Caprile con un corsé, que francamente, pegaba poco o nada. No era la segunda vez que se ponía esta prenda del diseñador español, pero creo que la primera vez, al combinarla con una camisa de seda cruzada, fue la más acertada.

La segunda vez que la vimos fue en El Pardo, el día que Zarzuela anunció su segundo embarazo, era el 26 de septiembre de 2006, y entonces repitió blusa.

Luego probó suerte, en 2008, con una especie de top blanco, fue en una cena en el Palacio Real de Madrid, en honor al Presidente de Panamá, ¡francamente horrible!

 

 

Así que creo que la vez que mejor la ha lucido fue la primera vez, la genuina. En este caso ni segundas, ni terceras partes han sido buenas.  Sigamos con la cuarta entrega de la falda de Caprile. (Que hace mucho que cayó en desgracia y para pena de todas, en el vestidor de Letizia).

La esposa de Felipe VI lució con un bustier negro con bordados y apliques brillantes. Una mezcla que por mucho que miro… es que no me gusta.

La cosa mejoró con el tema de las joyas: la Reina eligió  la tiara floral, los brazaletes gemelos de Cartier y los pendientes extralargos terminados en perla, los mismos que se pusola infanta Elena en su boda con Jaime de Marichalar, en 1995. Por lo demás, no puede faltar  el broche de la flor de lis perteneciente a la llamada Tiara Princesa, de Ansorena, que le regaló el Rey en su quinto aniversario de boda.

Me ha resultado curioso el rescate de esta falda, podría rescatar también al diseñador, Caprile, y encargarle alguna cosilla ¿no?

Aquella falda creó tanto revuelo, que se hizo hasta una Nancy de ella. ¿Qué os parece a vosotros?

Podéis dejarme vuestro comentario también en mis redes sociales: @uxiablancourgoiti en Instagram y Twitter.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


110 comentarios

Por UXIA B. URGOITI

css.php